Aprobar no es aprender

En un momento de la historia educativo un Ministerio de Educación lanza la campaña “Salvemos el año”, slogan que interpreta el pensar de muchas familias y sus hijos estudiantes. 

La expresión “¡Me salve!!! Tengo un 4 en la prueba corresponde a un escolar que no entiende lo que hace, es considerar los contenidos del curso, algo así, como quitarse un dolor con una pastilla automedicada sin evaluar el posible síntoma de algo más serio.

Aprobar un examen exige un esfuerzo menor asociado a la memorización de ultima hora, aprender las estrategias del profesor que lo crea y toma; constituye enseñar el esfuerzo menor. Condenar a un lector por obligación mensual a ser un mal lector que siempre que se informara por medio de las coladas imágenes de la tele y/o escuchar las opiniones de otro. Tendera a generalizar al hablar.

Este cáncer educativo desarrolla una metástasis que invade silenciosamente todo el sistema educativo; desde los párvulos a la básica, a la media, a la universidad y que también contamina los sistemas alternativos de educación; que puede terminar generando un ciudadano diferente a lo que se espera. Nada se libra de eso, ya que esta basado en aprender. Provoca que hago lo que quiero hacer mientras no me pillen. Mientras se espera una persona con un pensamiento creativo desarrollado se logra lo opuesto. Un desinteresado.

Somos hijos de un sistema y muy buenos hijos

 

Noviembre 19, 2015

Etiquetas:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.