TAGS: HomeshoolingMotivaciónreisiliente; resilentetareas;aprendizaje;escuela;repitencia;repetir;fracaso;rendimiento;desercion;fracaso escolar;repitente;repitenciatest;problema de conducta; técnica modificación

Grotberg (1995) ha creado un modelo donde es posible caracterizar a un niño resiliente a través de la posesión de condiciones que en el lenguaje se expresan diciendo:
“Yo tengo”, “Yo soy”, “Yo estoy”, “Yo puedo”


En todas estas verbalizaciones aparecen los distintos factores de resiliencia, como la autoestima, la confianza en sí mismo y en el entorno, la autonomía y la competencia social.

A su vez, la posesión de estas atribuciones verbales puede considerarse como una fuente generadora de resiliencia.

Por ejemplo, así sucede al recurrir a las características de “tengo” personas alrededor en quienes confío y quienes me quieren incondicionalmente, y personas que me ayudan cuando estoy en peligro; éstas pueden tratar al niño o adolescente en una forma que fortalezca las características de “soy” una persona digna de aprecio y cariño y de “estoy”

Manual de identificación y promoción de la resiliencia en niños y adolescentes
Capítulo II: conductas y características resilientes

SOY
ESTOY
PUEDO
TENGO
seguro de que todo saldrá bien; las características de “puedo” hablar sobre cosas que me asustan o me inquietan y también encontrar a alguien que me ayude cuando lo necesito.

Se puede explicar estos verbos entendiendo su sentido de la siguiente manera:
• Personas alrededor en quienes confío y quienes me quieren incondicionalmente.
• Personas que me ponen límites para que aprenda a evitar peligros o problemas.
• Personas que me muestran por medio de su conducta la manera correcta de  proceder.
• Personas que quieren que aprenda a desenvolverme solo.
• Personas que me ayudan cuando estoy enfermo o en peligro o cuando necesito aprender.
• Una persona por la que los otros sienten aprecio y cariño.
• Feliz cuando hago algo bueno para los demás y les demuestro mi afecto.
• Respetuoso de mí mismo y del prójimo.
• Capaz de aprender lo que mis maestros me enseñan.
• Agradable y comunicativo con mis familiares y vecinos.
• Dispuesto a responsabilizarme de mis actos.
• Seguro de que todo saldrá bien.
• Triste, lo reconozco y lo expreso con la seguridad de encontrar apoyo.
• Rodeado de compañeros que me aprecian.
• Hablar sobre cosas que me asustan o me inquietan.
• Buscar la manera de resolver mis problemas.
• Controlarme cuando tengo ganas de hacer algo peligroso o que no está bien.
• Buscar el momento apropiado para hablar con alguien o para actuar.
• Encontrar a alguien que me ayude cuando lo necesito.
• Equivocarme y hacer travesuras sin perder el afecto de mis padres.
• Sentir afecto y expresarlo.

Como agentes de salud y educadores podemos promover la resiliencia si procuramos que
la crianza y la educación formal y la informal aumenten las situaciones que producen estas
verbalizaciones en cada niño que crece.

Author

Profesor Basico UACH

3 Comments on “Niños y Niñas con características resilientes”

  1. Hola. Mi hija de 11 anos fue diagnosticada con déficit de atención y los estudios han sido muy difíciles para ella y para mi. siempre ha sido tímida le cuesta expresarse y socializar con personas adultas. Su autoestima y autoconfianza están bien limitadas en ella. LA Palabra resilencia me ha llamado la atención. como me podria ayudar en esta situación

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *