Los 8 conceptos básicos de la motivación

Los estudiantes están más motivados para interesarse en el aprendizaje cuando:

  • Perciben una relación estable entre acciones específicas y los logros,
  • Se sienten competentes para hacer lo que se espera que hagan,
  • Valoran la materia y tienen un claro sentido de su propósito,
  • Perciben el ambiente como favorable para el aprendizaje y,
  • Experimentan emociones positivas hacia las actividades de aprendizaje.

Los estudiantes liberan recursos cognitivos para el aprendizaje cuando pueden influir en la intensidad, duración y expresión de sus emociones. Los estudiantes son más persistentes en el aprendizaje cuando ellos pueden manejar sus recursos y lidiar con los obstáculos es en forma eficiente.

Las emociones tienen un valor diagnóstico para los docentes, porque revelan cogniciones subyacentes, compromisos y preocupaciones. Los docentes que están conscientes de lo que motiva a sus estudiantes y que son sensibles a sus emociones pueden usar esta información en forma útil para configurar el proceso de aprendizaje. Su propio comportamiento y sus prácticas de enseñanza y evaluación desencadenan emociones específicas y motivadores en los estudiantes, lo que afecta a su vez la calidad del aprendizaje que se lleva a cabo. Afortunadamente, la regulación emocional puede reducir las respuestas negativas y sirve como un mecanismo de contención. Las estrategias involucradas incluyen la re-evaluación, replantear una situación en forma más positiva, y la despersonalización, alentar al aprendiz a ser objetivo más que tomar los fracasos en forma demasiado personal.

 

Fuente: La Naturaleza del Aprendizaje Investigación para inspirar la práctica Editado por Hanna Dumont, David Istance y Francisco Benavides

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *